Liberacion [Reached]: Juntos 3

Tercer libro de l. a. trilogía, Juntos

¿Es posible el amor sin libertad para amar? Cassia y Ky creen que no. Por ello, tras tanto tiempo luchando por estar juntos, cuando por fin lo logran... vuelven a separarse. Y es que, ahora, deben combatir por un fin greater: los angeles libertad.

Cassia y Ky abandonaron l. a. Sociedad tras los angeles promesa de un mundo más libre en el que poder estar juntos, lejos de las Autoridades y de sus tiránicas normas. Pero ahora que lo han encontrado deben volver a separarse: a Cassia el Alzamiento le ha asignado un puesto como infiltrada en el corazón de los angeles Sociedad; mientras que Ky deberá trabajar en l. a. rebelión desde el otro lado de l. a. frontera.
                                                   
Sin embargo, nada saldrá como estaba previsto y pronto se darán cuenta de que l. a. libertad es una peligrosa arma de doble filo...

Más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo

Show description

Quick preview of Liberacion [Reached]: Juntos 3 PDF

Show sample text content

No le menciono, todavía, que ella, no él, debería ser quien decidiera qué cura recibe Ky. Oker se detiene para orientarse. Yo podría ir más rápido, pero, para los angeles edad que tiene, su forma es magnífica. —Las camasias tienen que estar por aquí —dice—. Este es el prado al que vienen a recogerlas los lugareños. Pero no las habrán arrancado todas. Siempre dejan algunas para que crezcan al año siguiente, aunque tengan los angeles esperanza de no estar aquí. —Abandona el camino y echa a andar entre los árboles. Le sigo.

Cuando le di las pastillas, no le dije cómo las había conseguido. Traté de darle los angeles explicación que menos los angeles preocupara. No me arrepiento en absoluto de lo que tuve que hacer para obtener los papelitos y las pastillas. Me lo digo continuamente y, los angeles mayoría de las veces, me lo creo. No veo ningún indicio de rebelión cuando aterrizamos detrás de los angeles barricada blanca. l. a. Sociedad parece tener l. a. situación bajo regulate. Una enorme carpa blanca señala l. a. zona de recepción de enfermos, y han instalado luces provisionales en todo el recinto.

No es l. a. primera vez que creemos haber encontrado un campo entero de azucenas y después solo hay unas cuantas flores. » Me vienen a los angeles mente los versos del poema de Thomas: Llorando los hombres buenos, al llegar los angeles última ola, por el brillo con que sus frágiles obras pudieron haber danzado en una verde bahía, se enfurecen, se enfurecen ante l. a. muerte de l. a. luz. Esta podría ser l. a. última ola que llegue, nuestra última oportunidad de curar a un número significativo de inertes antes de perderlos para siempre.

Así vendría a visitarlo. —Eso depende de Sylvie —responde Leyna, y señala a una mujer próxima a nosotros—. Yo me ocupo de los angeles supervisión common de l. a. cura, pero ella se ocupa de los angeles enfermería. —No me importa siempre que te laves las manos antes de entrar y te pongas mascarilla y guantes —dice Sylvie—. Puede ser interesante verlo. Ninguno de los otros pacientes ha tenido visitas. A lo mejor se recupera antes. —Gracias —susurra Cassia, y l. a. esperanza le ilumina l. a. cara. Prefiero no decirle: �De hecho, no parece que hablarles y acompañarlos cambie nada».

Sino ustedes. Cuando l. a. Sociedad los mandó a los campos para que murieran allí, ustedes se cruzaron de brazos. El Piloto continúa, implacable: —Un río próximo a los angeles Talla fue envenenado mientras vosotros estabais en los angeles zona. Detonasteis dinamita en los angeles Talla y derribasteis parte de un pueblo que había estado habitado por anómalos. Destruisteis tubos en una cueva de los cañones, en los angeles que se había infiltrado el Alzamiento. Conspirasteis para conseguir pastillas azules. Incluso matasteis a un chico con ellas.

Download PDF sample

Rated 4.60 of 5 – based on 40 votes