La marca de Atenea: Los heroes del Olimpo 3 (Spanish Edition)

By Rick Riordan

Libro tercero de l. a. serie Los héroes del Olimpo
Una lucha milenaria. Siete adolescentes en apuros.
Y el fin del mundo a l. a. vuelta de l. a. esquina.
El destino de los angeles humanidad pende de un hilo: Gea, l. a. madre Tierra, ha abierto de par en par las Puertas de l. a. Muerte para liberar a sus despiadados monstruos. Los únicos que pueden cerrarlas son Percy, Jason, Piper, Hazel, Frank, Leo y Annabeth, el equipo de semidioses griegos y romanos elegidos por una antigua profecía. Pero su misión es todavía más difícil de lo que parece: sospechan que para encontrar las puertas deberán cruzar el océano, tienen solo seis días para conseguirlo y, por si fuera poco, acaba de estallar los angeles guerra entre sus dos campamentos y ahora ellos son un objetivo....
¿Lograrán ganar esta carrera de obstáculos contrarreloj?

Show description

Quick preview of La marca de Atenea: Los heroes del Olimpo 3 (Spanish Edition) PDF

Show sample text content

Cuando Roma llegó al poder, nos invitaron a venir aquí —dijo Agno—. Un hijo de Júpiter nos tentó con favores. �Un nuevo hogar», nos prometió. �¡Más grande y mejor! Sin pagar entrada, y en un barrio estupendo. Roma durará eternamente. » —Eternamente —susurraron las otras. —Sucumbimos a l. a. tentación —dijo Agno—. Dejamos nuestras sencillas fuentes y manantiales del monte Liceo y nos mudamos aquí. �Durante siglos, vivimos de maravilla! Fiestas, sacrificios en nuestro honor, vestidos y joyas nuevas cada semana.

Gritó Kate desde el otro lado del pasillo. —Luego te lo enseño —prometió Percy. Frank metió las esposas en los angeles mochila y siguieron andando. Cruzaron un túnel acrilico. Por encima de sus cabezas nadaban los peces, y Percy sintió que un pánico irracional le subía por l. a. garganta. �Es ridículo —se dijo—. He estado bajo el agua un millón de veces. Y ni siquiera estoy en el agua. » los angeles auténtica amenaza period Kate, se checklistó a sí mismo. Hedge había detectado que no period humana. En cualquier momento podía convertirse en una criatura terrible y atacarles.

Sería un giro increíble. Le daría mucha emoción al espectáculo y demostraría al mundo lo fantásticos que sois. Nico se movió. Oto lo miró. Sus pies de serpientes sacaron los angeles lengua hacia l. a. cabeza de Nico. —¡Además.! —dijo Piper rápidamente—. Además, podríamos hacer unos pasos de baile mientras escapamos. �Por ejemplo, un número de ballet! Oto se olvidó de Nico. Se acercó pesadamente y apuntó a Efialtes agitando el dedo. —¿Lo ves? �Es lo que yo te decía! �Sería increíble! Por un instante, Percy pensó que iba a lograrlo.

Gaia se alzará, y todos seremos recompensados. Usted ya no tendrá que vigilar este sitio ni mantener sus obras ocultas. —Tal vez —dijo los angeles voz de los angeles oscuridad—. Pero echaré de menos l. a. dulzura de mi venganza. Hemos trabajado bien codo con codo a lo largo de los siglos, �verdad? Los gemelos hicieron una reverencia. Las monedas del pelo de Efialtes relucieron, y Percy advirtió asqueado que algunas eran dracmas de plata, idénticas a l. a. que Annabeth había recibido de su madre. Annabeth le había dicho que, en cada generación, varios hijos de Atenea eran enviados a recuperar l. a. estatua del Partenón desaparecida.

Gritó Leo, levantando su mano humeante. —¿Puedo manejar l. a. ballesta? —preguntó Hedge. —No —dijo Leo entre dientes mientras forzaba una sonrisa. Hazel se frotó los ojos y miró por encima de los angeles reluciente agua verde. —¿De dónde…? Oh… Vaya. Piper siguió su mirada y ahogó un grito. Ahora que el barco no les tapaba l. a. vista, divisó una montaña que sobresalía del mar a menos de un kilómetro hacia el norte. Piper había visto acantilados impresionantes. Había viajado por los angeles autopista 1 a lo largo de l. a. costa de California.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 14 votes