Baudelaire: Juego de triunfos

La biografía de Charles Baudelaire, el poeta maldito por excelencia.

La leyenda y el mito se han apoderado del autor de Las flores del mal. Convertido en uno de los iconos de los angeles cultura moderna, en el poeta maldito por excelencia, los angeles figura de Charles Baudelaire ha sufrido todo tipo de manipulaciones, que han pretendido convertirlo en dandi frívolo o en mártir y héroe inmaculado, en audaz parricida o en contumaz consumidor de drogas, simplificando así l. a. verdadera magnitud de su figura, su vida y su trabajo.

Ateniéndose a l. a. ingente documentación existente y sorteando los peligros de los angeles hagiografía y el anecdotario, esta biografía, escrita con rigor y fluidez, es los angeles obra de un poeta que prefiere ceñirse a los hechos y a l. a. complejidad de los angeles vida del que fuera el fundador de l. a. poesía contemporánea, reconociéndolo en sus grandezas y miserias, su arrojo, sus contradicciones y sus dobleces hasta llenar un inexplicable vacío en l. a. bibliografía en lengua castellana.

Con un profundo conocimiento de los angeles sociedad francesa y los avances del mercantilismo en los angeles época, Mario Campaña sitúa a Baudelaire en su contexto social y político, al tiempo que destaca cómo influyó esta convulsa situación en su vida y obra. Siendo revolucionario en 1848, el poeta terminó repudiando toda l. a. civilización occidental y proponiendo fórmulas políticas que lo situaron en el espectro más conservador de su época.

Reseña:
«No hay momento pertinente de los angeles vida de Baudelaire del que esta biografía no se ocupe sin una interpretación muy ajustada, repartiendo juego sin recabar méritos propios. De ahí su valor.»
Leer

Show description

Quick preview of Baudelaire: Juego de triunfos PDF

Show sample text content

Pichois y J. Ziegler, Baudelaire, 2005. 7. Baudelaire. files iconographiques, 1960, n. º seventy five, y Baudelaire. Catalogue exposition 1968, Petit Palais, n. º 118. eight. Baudelaire. files iconographiques, 1960, pp. 21-22. nine. E. Crépet, op. cit. , 1906, p. forty five. 10. C. Pichois, ed. , op. cit. , 1991, pp. 33-34. eleven. J. Richer y M. Ruff, eds. , op. cit. , 1976, carta de Poulet-Malassis de 1 de mayo de 1866. 12. Baudelaire por Gautier. Gautier por Baudelaire, Nostromo, Madrid, 1974, p. 14. thirteen. C. Baudelaire, Correspondance, vol. I, 1993 (1973), p.

Kopp en Charles Baudelaire, Petits poèmes en prose, R. Kopts, ed. , 1968, p. XLIII. nine. C. Baudelaire, Œuvres complètes, vol. II, 2002 (1976), pp. 691-692. 10. Ibid. , pp. 692, 695. eleven. Citado en C. Baudelaire, Journaux intimes. Fusées. Mon cœur mis a nu. Carnet, 1949, p. 207. 12. Ibid. thirteen. L. Cladel, Chez feu mon maître (I), publicado en E. y J. Crépet, eds. , Charles Baudelaire, estudio biográfico, 1906, p. 243. 14. l. a. anécdota es contada por Jules Clarette, y reproducida en W. T. Bandy y C. Pichois, op. cit. , pp. 156-157. 1. P. Bourdieu, Las reglas del arte.

En esa casa cada uno tiene su habitación, pero los angeles de François es los angeles más grande, tanto que le sirve de despacho, biblioteca y alcoba. Como en toda vivienda prevalent de esa clase, hay una mesa de billar, junto a l. a. cual el pequeño Charles habrá contemplado con admiración el solaz, las pocas o muchas habilidades de su padre y hermanastro. Tal vez fue en aquellos días que se starting placeó su afición a ese juego, testimoniada más tarde por Gabriel de Gonet, que afirmaba que Baudelaire amaba con pasión el billar y lo jugaba con una coquetería extrema, tomando los angeles punta del taco como una pluma de escribir.

L. a. autoridad y los versos del poeta cristiano Agrippa D’Aubigné, y el poema �Al lector», que colocara como pórtico en su libro para presentar un campo teológico-moral propicio, no fueron suficientes. los angeles moralidad del libro no resultaba evidente, como lo period por ejemplo en los angeles �La leyenda de los siglos», el poema de Victor Hugo que opone al mal los angeles figura de un dios victorioso. El terreno de Las flores es sin duda teológico pero hay que reconocer que un brillo inocultable y maligno lo convierte en campo con fisuras abisales: el campo del nihilismo.

Esos poemas conformaban un conjunto escandaloso. Entre ellos estaban �Al lector» y �Viaje a Citerea», dos obras maestras de una contundencia inédita en los angeles poesía francesa. Baudelaire antepuso al conjunto una cita del poeta Agrippa sobre el mal y los angeles virtud, pero no consiguió incluir un epílogo descrito por él mismo del siguiente modo, en carta dirigida a Victor De Mars, secretario de l. a. revista, el 7 de abril de 1855: El epílogo (dirigido a una señorita) —apuntaba Baudelarie— cube más o menos así: Déjame descansar en tu amor.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 28 votes